· Sitio definido por CONAMA como prioritario para la conservación de la biodiversidad.

Características Generales

El predio Rucamanqui o Rucamanque (“casa de cóndor” en mapudungun), con una superficie de 438 ha, está ubicado a 12 km al Nor-Oeste de la ciudad de Temuco, Región de la Araucanía, sobre la vertiente sur del Cordón montañosos Ñielol-Huimpil. Se le conoce también como “El Fiscal”, nombre dado por los lugareños por ser, hasta Marzo de 1986, propiedad del Estado (Magofke et a. 1985).

El clima de la zona es de tipo templado húmedo, con una pluviosidad media de 1400 mm y temperaturas medias de 17°C en verano y 5°C en invierno, y una humedad relativa media anual del 80%. Las lluvias se distribuyen principalmente en invierno, dejando 1 o 2 meses de sequía en verano (Hajek & Di Castri 1975, Di Castri & Hajek 1976).

El relieve es irregular, por lo que las laderas cubiertas de bosque presentan pendientes variadas en extensión e inclinación. Las cotas de altura oscilan entre 300 y 500 msm, aproximadamente. Los suelos son arcillosos, con capacidad de uso Clase VII (aptitud forestal), ácidos, sin mucha materia orgánica y, desprovistos de vegetación, muy erosionables.

La vegetación es representante del bosque húmedo siempreverde, también conocido como “selva valdiviana costera”. Se han descrito 190 especies, distribuidas en ocho asociaciones vegetales. Dos de éstas asociaciones son boscosas y cubren un 70% de la superficie total: Bosque de Olivillo (en el fondo y parte inferior de las laderas, con un 50%) y Bosque de Roble-Laurel-Lingue (en la parte superior de las laderas, con un 20%). El 30% restante lo conforman asociaciones secundarias, arbustivas y pratenses, que reemplazan al bosque original en donde éste ha sido cortado: Matorral de Quila, Matorral de Maqui, Matorral de Colihue, Matorral de Zarzamora, Pradera seca, Pradera húmeda (Ramírez et al. 1989a, Ramírez et al. 1989b). Los predios colindantes, de propiedad privada, están dedicados al cultivo de cereales, a la ganadería extensiva y a monocultivos forestales.

Importancia Ecológica

El bosque de Rucamanque es un retazo de las comunidades vegetales que alguna vez cubrieron todo el valle y cerros de la región y cuya única y frágil representación hasta ahora la ha constituido el Monumento Natural Cerro Ñielol, perteneciente al Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE). Este último es de alto valor ecológico e importancia turístico/recreacional para la ciudad de Temuco, pese a que posee un alto porcentaje (40,6%) de flora exótica. De esta forma el bosque Rucamaque, equivalente a seis veces más superficie que la ocupada por el del cerro Ñielol (de 84 ha) y con una menor intromisión de especies exóticas y de intervención humana, posee un valor ecológico considerablemente mayor (Hauenstein et al. 1985, Magofke 1985).

Historia

El bosque de Rucamanque es un remanente de la vegetación nativa original del Valle Central en el Centro-Sur de Chile, cuya conservación tuvo inicialmente el objetivo de proteger la fuente de agua potable de la ciudad de Temuco. Se construyó allí una captación de cursos de agua y, para proteger las vertientes, se expropiaron las “montañas” colindantes. De esto deriva un tercer nombre: “Bocatoma de Chivilcán”, esto último por el estero del mismo nombre que allí nace y que riega las vegas al norte del Cementerio Municipal de Temuco (Magofke 1985, Ramírez et al. 1985a).

Con el aumento de la población, fue reemplazado como fuente de agua potable por pozos de agua subterránea. Por ello, perdió importancia y el Estado de Chile que era su propietario, llamó a licitación a comienzos de 1986. Esto alertó miembros de la Sociedad de Vida Silvestre, especialmente del Club de Vida Silvestre Rucapangui (de la Universidad de la Frontera), que trataron de evitar que cayera en manos particulares, quienes con afán de lucro podrían destruirlo. Se realizaron intensas gestiones en las que participaron diversas instituciones y personas, como la Corporación Nacional Forestal (CONAF, IX Región), la Sociedad de Amigos del Árbol, la Universidad de la Frontera, la Pontificia Universidad Católica sede Temuco (hoy Universidad Católica de Temuco), el Instituto de Ecología de Chile, entre otros. Finalmente, el predio quedó en poder de la Universidad de la Frontera, destinado a investigación y docencia, quedando pendiente el compromiso de obtener el status de Santuario de la Naturaleza.

En el año 2003 fue declarado por CONAMA como Sitio Prioritario para la Conservación de la Biodiversidad.

En el año 2008 la Universidad de la Frontera, a través del Fondo de Protección Ambiental (FPA) de CONAMA, inició un proyecto para diseñar un Plan de Manejo Integral para la conservación de la biodiversidad de este relicto.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

DI CASTRI F & E HAJEK (1976) Bioclimatología de Chile. Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. 128 pp.

HAJEK E & F DI CASTRI (1975) Bioclimatografía de Chile. Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. 214 pp.

HAUENSTEIN E, C RAMIREZ & M LATSAGUE (1989) Evaluación florística y sinecológica del Monumnto Natural Cerro Ñielol (IX Región, Chile). Boletín del Museo Regional de la Araucanía (Chile) 3: 7-32.

MAGOFKE J (1985) Rucamanque: un relicto de bosque nativo en Temuco, Chile. Revista Frontera, Temuco (Chile) 4: 65-72.

RAMIREZ C, J SAN MARTIN, E HAUENSTEN & D CONTRERAS (1989a) Estudio fitosociológico de la vegetación de Rucamanque (Cautín, Chile). Stvdia Botanica 8:91-115.

RAMIREZ C, E HAUENSTEN, J SAN MARTIN & D CONTRERAS (1989b) Study of the flora of Rucamanque, Cautín province, Chile. Ann. Missouri Bot. Gard. 76 (2):625-655.

VALDEBENITO P  El bosque Rucamanqui: experiencia ciudadana exitosa en la conservación del patrimonio forestal nativo.

 

 

Sociedad de Vida Silvestre de Chile